SOMOS QUIENES SEREMOS

ESTRELLASLa idea de que somos como somos y no podemos cambiar ha marcado la vida ¡y la incapacidad! de muchas personas. ¡Cuántas veces hemos oído decir: “Yo soy así”, “Así me parió mi madre”, “Yo a mi edad no pienso cambiar”, y muchas otras frases similares que muestran la reducción de la persona de sí mismo a una cosa inmutable. No somos nuestro pasado, o al menos podemos no serlo si queremos.

Estamos tan acostumbrados a tener como referente único el pasado que admitimos como criterio esencial el feed-back. “Dime cómo lo he hecho” preguntamos, poniendo el foco en lo que tengo que mejorar, en lo que debo cambiar para la próxima vez.

Y no sólo a nivel personal, en el mundo empresarial también se utiliza el pasado como criterio único. Bien dice mi querido amigo Josepe (http://josepegarcia.blogspot.com.es/) en el libro 2001 Odisea Management, de editorial Rasche  (http://www.editorialrasche.es/) “Desgraciadamente, en el mundo de la empresa todavía se evalúa mayormente desde el desempeño (lo que he hecho) y se deja de lado lo más importante (lo que soy capaz de hacer)”

 Para muchos coachees el darse cuenta de que puede elegir es un auténtico descubrimiento que abre las puertas a una “segunda vida” en la que la consciencia y la elección personal se convierten en la brújula para no perder el rumbo de su vida.

 We are what we become: somos aquello que llegamos a ser. Preciosa frase que cambia el foco del pasado al presente. Ya no se trata sólo de lo que he sido, sino de lo que soy ahora.

Lo más impresionante del ser humano es su capacidad para construirse día a día. Por mucho que nuestro equipamiento genético nos predisponga e incluso determine en algunos aspectos como la constitución física, la altura, o ciertos rasgos del carácter y la personalidad, la realidad es que no tenemos límites cuando nos proponemos ser de una determinada manera.

 Esto es fácil de apreciar cuando se trabaja en desarrollo de personas, y especialmente con coaching. La idea de que una persona puede elegir cómo sentirse ante algo que le ocurre, diseñar su futuro, y conseguir sus sueños no sólo es fascinante, impresiona profundamente. El constructivismo personal es el planteamiento que subyace en la psicología positiva y en el coaching. Si no pensaramos que la persona puede elegir cómo ser y qué hacer diferente para ello, no tendría sentido el desarrollo personal.

Resulta sorprendente ver los potentes recursos que las personas tenemos para hacer frente a nuestra vida, las “fortalezas” que hacen de nuestra mente una auténtica fábrica de poder personal. Con frecuencia difuminadas, con frecuencia desconocidas son, sin embargo, fáciles de desarrollar.  Podemos entrenarnos en pensar en positivo, aumentar nuestro tiempo emocionalmente positivo, reforzar nuestro sentido de valía, autoestima y ejercitar la resiliencia entre otros. Es un ejercicio en el presente que nos empodera y nos permite sentirnos más capaces y satisfechos.

Aquí ya no importa tanto el feed-back como el feed-within de quiénes estamos siendo.

Pero no hay nada tan potente como partir de la visión del futuro. Acostumbramos a soñar desde el me gustaría ser, pero menos frecuentemente a soñar desde el quiero ser. Y esto es probablemente la acción más potente y rica para el desarrollo de uno mismo. Es un ejercicio esencial en coaching y también en el desarrollo de un equipo. Se trata ahora del feed-forward, de recibir la información de lo que quiero llegar a ser que se convierte en mi meta, y a la vez en mi camino hacia ella. Nada mueve más a una persona que verse a sí misma haciendo algo ya. Nada impulsa más que la propia idea de uno mismo. Así que para cerrar esta línea de tiempo de la propia vida es imprescindible contar con el futuro en el que queremos vivir.

Si el feed-back nos dice que hemos hecho en el pasado, nuestros actos, el feed-within nos informa de cómo nos enfrentamos al aquí y ahora, nuestros pensamientos y sentimientos en el presente, y el feed-forward nos dice quienes queremos ser, nuestros sueños desde el futuro.

Ojalá cale poco a poco esta idea también en el ámbito educativo y se trabajen más la construcción voluntaria y decidida de uno mismo desde la adolescencia.

Nunca es demasiado tarde para elegir cómo sentirse ante la propia vida, y no hay nada como hacerlo desde nuestro ideal de nosotros mismos.

4 pensamientos en “SOMOS QUIENES SEREMOS

  1. Muy interesante este post que nos presenta Isabel y que nos hace reflexionar acerca de la importancia y necesidad de que la persona conozca, valore y sepa utilizar sus potencialidades de desarrollo.

    Cuando leía la frase “Ojalá cale poco a poco esta idea también en el ámbito educativo y se trabajen más la construcción voluntaria y decidida de uno mismo desde la adolescencia”, pensé en lo que día a día veo en mi consulta de Orientación Vocacional, adolescentes y jóvenes que asisten a la consulta en busca de “la solución” a su conflicto vocacional como si yo fuese el hada madrina que con la varita mágica voy a decirles: “tú serás medico o ingeniero”, otros vienen convencidos de que en el “test” que les aplique descubrirán su vocación, pero ¿son estos adolescentes y jóvenes irresponsables o culpables de esta situación?, por supuesto que no. Cuando indagamos en las entrevistas encontramos, como tendencia, que en las escuelas, y en la familia no se propician espacios para lo que yo llamo “construcción de una elección profesional responsable”, es decir, una elección que es resultado de una decisión propia sustentada no sólo en el conocimiento de la profesión sino también y fundamentalmente en el autoconocimiento y la autovolaración de sus posibilidades y potencialidades para estudiarla y ejercerla.

    La “orientación vocacional” que se realiza desde la escuela se limita, en el mejor de los casos, a ofrecer información acerca de las profesiones mientras que aspectos tan importantes como el autonocimiento, la autovaloración, la motivación, lo proyectos de vida y profesionales no son objeto de atención. Mucho peor cuando el joven ingresa a la universidad muchas veces a partir de una elección “no responsable”, es decir por “complacer a los padres”, por “tener un título universitario”, o como me dijo una joven en una ocasión al preguntarle por qué había decidido estudiar Bioquímica y para mi sorpresa la respuesta fue: “porque vivo frente a la Facultad, sólo tengo que cruzar la calle”. Estos jóvenes que no han logrado realizar una elección profesional responsable continúan en la universidad viviendo sus conflictos aún en mayor soledad pues como expresan algunos docentes “la orientación vocacional es un problema de la enseñanza media, no de la universidad”.

    Al Servicio de Orientación Vocacional que dirijo en la Universidad de La Habana asisten adolescentes y jóvenes en busca de ayuda a sus conflictos vocacionales. Las sesiones de orientación que trabajamos están dirigidas a potenciar el desarrollo de la autoestima, la flexibilidad, la tolerancia, la reflexión crítica y autocrítica, la perseverancia que le permitan enfrentar su situación actual de conflicto desde una perspectiva positiva y le orienten en una construcción y reconstrucción responsable de sus proyectos de vida y profesionales.
    Las investigaciones que hemos realizado con jóvenes que hemos acompañado en el Servicio de Orientación Vocacional nos demuestran la importancia de la autodeterminación en la calidad de la elección profesional y las posibilidades de construirla en un proceso de orientación vocacional que centra la atención en el desarrollo pleno de la persona. Por ello valoro la importancia del coaching en el ámbito educativo.

    Los interesados en el tema pueden consultar un artículo que presenta resultados de esta investigación en la siguiente dirección:

    http://www.rieoei.org/rie51a10.pdf

    Para finalizar quiero expresar que la experiencia de trabajo en orientación vocacional desde una perspectiva educativa dirigida a potenciar el desarrollo pleno de la persona en el proceso de elección, formación y desempeño profesional, me permite afirmar sin lugar a dudas que “somos y seremos lo que queramos ser”.

    • Muchas gracias por tu comentario Viviana. Creo que hay una sensibilidad creciente e importante sobre este tema. Lo que yo me encuentro con frecuencia en coaching son adultos que se dan cuenta de que están haciendo algo que es lo que quieren seguir haciendo y que efectivamente han tomado sus decisiones profesinales desde la comodidad, el desconocimiento o la oportunidad.
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s