¿ME VES? ¿TE VEO?

avatar - te veo Desde niños buscamos el reconocimiento de nuestros padres, de nuestros maestros, de nuestros amigos, de nuestras parejas y nuestros jefes después. Necesitamos ser visibles, que nos vean, que nos reconozcan. Siempre lo hemos sabido en Psicología, el reconocimiento de los otros es esencial para constituirnos como personas. Con tal de que se fijen en nosotros somos capaces de muchas, muchas cosas. No hay más que ver las “luchas” entre hermanos, la adopción del rol que los padres y maestros nos adjudican de hijo bueno, malo, rebelde,… o los actos de obediencia ciega por conseguir acaparar la atención de los padres, que incluso a veces llegan a la edad adulta convertidos en actos de sumisión ante aquellas figuras que consideramos con autoridad ante nosotros.
Y cuando el reconocimiento no ocurre y nos ignoran y nos ningunean, nos hacen ser nada, dejamos de existir. Como decía uno de los protagonistas del musical Chicago “soy el hombre de celofán”, trasparente, nadie me ve, nadie tiene en cuenta que existo. ¿Cabe mayor forma de despersonalización?

Si me ven, si me aceptan, si me aprecian, me siento valorado y lo que tiene más trascendencia aún, adquiero consciencia de mi individualidad, me doy cuenta de mí mismo. Escena cumbre del reconocimiento del otro en la película Avatar cuando los protagonistas se reconocen entre sí aceptándose sin reservas con un “Te veo”.
Si hablamos del valor que tengo como persona, hay dos claras fuentes de las que me nutro para ello.
Por un lado yo y mi diálogo interno que me lleva a creer en mis capacidades, a otorgarme un valor, a ordenar mis valores y establecer mis prioridades. Es un valor absoluto, sin contraste, necesario para mí, puesto que me da la medida de mi autoimagen y mi autoestima.
Por otro lado el diálogo que tengo con los demás. Es en cuanto que veo en los otros mi valor, que me doy cuenta del alcance de mí mismo, de lo que valgo para los demás, es un valor relativo. Yo soy en relación a los demás. No en vano somos seres sociales, una experiencia como la descrita en la novela de Robinson Crusoe nos hace darnos cuenta del valor que los demás significan para nuestro propio bienestar mental e incluso físico. De igual forma que un Estado no es tal hasta que es reconocido por otros Estados, las personas no nos sentimos como tales hasta que no somos reconocidas por los demás.
Cuando en la relación que mantengo con mis personas cercanas, me siento validado, aceptado, me doy cuenta de que sí, de que soy alguien valioso y de que merezco la pena. Soy en cuanto que otros me reconocen, me validan, me ven.

Mi identidad, quien soy y cómo me siento persona está en relación con estos diálogos de relación conmigo mismo y con los demás.
Lo que se aprecia con frecuencia en los procesos de coaching es la baja consciencia que tenemos sobre nosotros mismos y el desconocimiento de cómo nos afectan estos diálogos internos y externos.
Pero ¿qué es el reconocimiento?
Hablamos habitualmente de reconocimiento como forma de decir al otro que ha hecho algo bien, pero en realidad va más allá. Es un reconocimiento del ser persona y no sólo de su hacer o tener.
Procede del latín re-cognoscere que expresa el conocimiento en profundidad de algo o de alguien. En lenguaje platónico significa sacar a la luz el verdadero conocimiento de algo. De alguna forma es un acto de re-creación del otro.
En el reconocimiento hay implícitos una serie de componentes:
Aceptación de la existencia del otro como persona, en su derecho a ser y estar como es. Reconocer totalmente al otro, y no sólo en un aspecto o acto del otro, sino como ser humano, lo que supone un acto de amor incondicional. La mutua aceptación se expresa en el mutuo reconocimiento.
Respeto a la dignidad del otro en una relación que no significa ganar o perder, donde no trato de reducir su valía o incluso eliminarle para ser yo más. No cabe aquí la interesante metáfora de pisar a otro para subirme encima de él y ser yo más.
Diversidad es un ser diferente a mí, que puede que tenga otros puntos de vista que me enriquecen mi capacidad para ver e interpretar el mundo.
Creencia en el otro como ser valioso, respetable. Creer en el otro es darle crédito.
Confianza tal vez una forma de vivir mi aceptación de él, creo que merece la pena lo que hace o lo que es.
Generosidad significa que soy capaz de trascenderme a mí mismo para pensar en el otro. Y esto sólo puedo hacerlo cuando estoy en disposición de dar y no sólo de recibir o de coger. Está plenamente conectado con la aceptación y confianza en mí mismo.
Transparencia compartir y no ocultar, no suprimir la expresión de lo que el otro ha significado para mí.
Declaración, reconocer al otro es un acto deliberado de expresión de mis pensamientos / sentimientos hacia él, que contribuyen a dibujar la idea de sí mismo del otro. Es el punto más visible y notorio del reconocimiento, no sólo le acepto, sino que se lo digo. Gracias a ello el otro se ve reflejado y puede re-crearse y desarrollarse.
Reciprocidad tal como yo reconozca al otro, el otro me reconocerá a mí. La expresión del reconocimiento abre posibilidades y alcance de nuestra mutua relación: “Te veo”, “¡Me ves!” El tono no puede ser el mismo con o sin reconocimiento. Su valor no puede ser el mismo. Cuando hay reconocimiento traspasamos el plano de la constatación para fundamentar una relación más profunda y diferente. Solo cuando el reconocimiento es recíproco, de mí hacia él, y de él hacia mí, sólo entonces hay una verdadera creencia mutua y una relación de encuentro entre el otro y yo. Nos descubrirnos mutuamente en un más allá y abrimos oportunidades para co-crear una relación enriquecedora.
Agradecimiento es una expresión de la aceptación que conlleva más beneficios para el que agradece que para el que lo recibe. Para la Psicología Positiva es una de las fuentes principales de bienestar de la persona. El que agradece no sólo se engrandece, equilibra su mundo interior, se beneficia de la potencia y fuerza de la co-creación de la relación.
El reconocimiento es un acto de generosidad y agradecimiento que habla de la grandeza humana del que lo realiza, si pensamos en un plano filosófico, pero también habla del grado de su gestión emocional ante la vida, si lo hacemos desde un plano psicológico.
Las implicaciones del reconocimiento son muchas tanto para las personas de un sistema, como para el sistema mismo. Cuando en un sistema familia, equipo, empresa, colegio, no hay reconocimiento de alguno de sus miembros es tanto como obligarle a que no exista, condenarle a ser nada.
En los procesos de coaching nos encontramos personas ancladas en el resentimiento hacia sí mismos, precisamente por la falta de auto-reconocimiento originado en lo que sienten como una falta de reconocimiento de los otros, o en un resentimiento hacia otros precisamente porque no se han visto reconocidos por ellos. Y da lo mismo el contexto, la familia, el trabajo, el colegio ¡Cuántas veces la queja es “Es como si no existiera para él” (jefe /profesor / colega /padre). Es curioso que de ese estado emocional no se sale sólo con reinterpretar la situación, no basta con narrar la historia de tal forma que pueda “digerir el atasco emocional” Decía Einstein que “No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”
Reconocer al otro implica muchos componentes citados anteriormente que en su gran mayoría tienen que ver con cómo interpreto yo las situaciones, unas veces más desde un punto de vista racional, otras más desde el emocional. Tiene mucho que ver también con lo que en Psicología Positiva se consideran las fuentes de la persona, sus fortalezas, valores y principios.
Pero además, implica mi disposición hacia el reconocimiento, en qué medida estoy dispuesto a ello y en qué medida me es posible. Y esto está relacionado con el grado y forma en que me acepto a mí mismo, porque sólo desde mi propia aceptación puedo aceptar al otro.
No sólo es un tema de re-encuadre o reinterpretación, es un tema emocional, de principios y valores, de cómo siento yo a la otra persona y cómo siento que mi relación con ella me afecta.
En un proceso de coaching individual se trabaja con frecuencia la capacidad para reconocerse y reconocer, para agradecerse y agradecer. En un proceso de coaching de equipo es esencial trabajar la dinámica de relaciones y el reconocimiento de cada uno de los miembros. ¿Y si uno es invisible? ¿O varios? ¿Y si no hay reconocimiento entre ellos?
Me resulta especialmente notables estas preguntas. Hace muy pocos años sólo se nos pedía en los programas de desarrollo organizacional, que los equipos dieran resultados que estuvieran orientados a la tarea (me consta que sigue siendo así en muchas organizaciones). Pero los psicólogos sociales sabemos que esto no es posible. Las personas no funcionamos como compartimentos estancos, sino como energía relacional. No puedo estar centrado en una tarea si lo que me quema es mi relación con mi jefe, o el mal rollo que tengo con un compañero. Todo está relacionado con todo. Mi rendimiento se ve afectado por mis relaciones más que por la tarea misma. Mi bienestar se ve afectado por mis conversaciones conmigo mismo.
Uno de los ejemplos más espectaculares que he podido presenciar ha sido trabajando con un Comité de Dirección. En el transcurso de un intensivo encuentro en el que el objetivo de la organización era el team building. Las dinámicas de coaching hicieron aflorar la red de aceptaciones y aprecio entre ellos. Era tan evidente su desequilibrio que difícilmente hubieran podido construirse las bases de un trabajo en equipo efectivo desde ellas. El hacer aflorar a las personas “invisibles”, a las personas “marginadas”, el destapar el juego manipulativo de otras, el hacer manifiesto de sus filias y fobias, el hacer visibles los papeles asumidos por cada uno en relación con los otros,… les llevó a tener ¡¡CONSCIENCIA DE EQUIPO!!
No se podían contener los sentimientos, tan intenso resultaba verse a través de los otros. Había que gestionar ese enorme impacto, pero con frecuencia lo único que un equipo necesita es simplemente expresarse, poner nombre a lo que está soterrado. Sin embargo, con el coaching se puede ir más allá de la expresión, se puede llegar a una acción diferente y extraordinaria. El encuentro dejó de ser una actividad de team building, para convertirse en un strengh building. ¿Puede pedirse más?
La idea de escribir sobre el reconocimiento surgió de la excelente conferencia de Joan Quintana el pasado día 22 de mayo en el III Ciclo de conferencias de psicología y coaching. Psicólogos en el coaching español quien nos llevó a una profunda reflexión sobre el peso del reconocimiento de los otros en el propio bienestar e incluso en nuestra vida. Dice Joan que estamos en una búsqueda constante del reconocimiento y visibilidad ante los otros. Y que para que funcione un sistema hay que descubrir a los “invisibles”.
Con mi agradecimiento a Joan por compartir con nosotros su bondad y sus conocimientos. No os perdáis su libro Anticipate (QUINTANA, Joan y SOLER, Ceferí, (2012) Anticípate, editorial Lid)

6 pensamientos en “¿ME VES? ¿TE VEO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s