el sentido del deber

deberEn algún momento de nuestra vida casi todos tenemos dudas sobre nosotros mismos, nuestra capacidad y eficiencia. El nivel de inteligencia emocional que tengamos nos puede llevar a ser más o menos conscientes de nuestras dudas, pero también de nuestras fortalezas para ir hacia donde queremos estar. Dudar no es malo, nos hace más fuertes y capaces porque así nuestras acciones proceden de la reflexión y la elección personal ¿Hay alguna manera mejor de vivir nuestra vida?

Jorge, 50 años, casado, Licenciado en Administración de empresas. Ha trabajado durante 25 años como Jefe de Ventas en una multinacional. Actualmente se encuentra en una encrucijada personal. Dice estar desorientado, “desanimado”, todos los problemas se le hacen “un mundo”. Le cuesta tanto afrontar el día a día que se pone de mal humor sólo con despertarse. Duda de su capacidad para afrontar los temas a pesar de que es una persona proactiva, acostumbrada a lidiar con objetivos y salir airoso de los retos aunque…, lo hace todo desde la obligación, el deber cumplido y el esfuerzo.

Después de casi un año de arrastrar su enfado consigo mismo, tiene claro que quiere vivir mejor. Ese enfado le está lastrando y le lleva a demorar decisiones, responder con desgana, enfrentarse con algunas personas, anticipar continuamente consecuencias terribles y lo más visible en su entorno, aislarse en sí mismo. Decide comentarlo con personas de su confianza para llegar a la acción. La decisión ya la ha tomado en ese momento: necesita un apoyo para cambiar la forma en que está viviendo y pide un proceso de coaching.

Decide afrontarlo como un asunto personal y aborda el proceso de forma privada.

¿Cuál es tu objetivo?

En la primera reunión, Jorge “deja las cosas muy claras”: “Mi objetivo es tomarme las cosas con más liviandad”; “No quiero sufrir con lo que hago. Al final lo hago y bien, pero hasta ese momento me carcome pensar que no voy a estar a la altura, o que voy a fallar, o que me van a echar. No pienso en otra cosa”.  “Mi entorno se ha dado cuenta, me reprocha mi ensimismamiento, pero lo que me pasa es que no quiero saltar, me controlo y prefiero meterme en mí mismo y aguantar”.

Jorge lo ha dejado muy claro. Se trata, por tanto, de la forma en que se enfrenta a su vida, y no sólo al trabajo.

¿Cómo estás en relación a ese objetivo?

Todo para él es una obligación: su familia, su rol de padre y marido, su trabajo, el bienestar, la forma física, la gestión del tiempo, su productividad… No hay área de su vida en la que no se sienta en el deber y la obligación.

Tomamos una “Rueda de la vida” como referencia y, en todas, afirma situarse de igual forma. Y todo esto en su interior. De puertas afuera, aparenta controlar todo con facilidad. Sólo han notado su retraimiento e inhibición.

¿Cómo sería tu ideal, cómo quieres estar?

Jorge sigue en tensión. “Yo lo que quiero es…” y ahí habla de coherencia interior, de no sentirse enfadado consigo mismo de forma permanente, de vivir bien, de no dudar de si mismo, de estar tranquilo porque las cosas van a salir, de no sufrir ante cualquier demanda en el trabajo, de levantarse por las mañanas y pensar que el día va a ser estupendo y que él va a disfrutarlo,…

Jorge es un cliente con una desarrollada inteligencia emocional. Su nivel de introspección y evolución es altísimo. También su voluntad y fortaleza. Ante los demás sólo existe esto último. Reserva para él sus dudas, ¡su sufrimiento!

Utilizamos una escala de diferencial semántico construida con sus propias distinciones: frente a obligación… elección; frente a deber… elección; frente a control… gestión; frente a reactivo… proactivo; frente a sufrimiento… liviandad, y así algunas más. El hecho de distinguir la potencia de las palabras contrapuestas le llena de perspectiva y sosiego.

“Sí, tengo claro donde quiero estar en la escala y dónde estoy”. Bien, con esta herramienta se sitúa en el “dónde estoy” con respecto a su objetivo y dónde quiere estar. Se convierte en un mapa que nos permite distinguir el camino a seguir. Trabajamos a fondo las distinciones y lo que representan para él.

¿Con qué cuentas para llegar a esa forma ideal de sentirte?

Jorge habla de su fuerza, de su rigor, de su experiencia, de su fortaleza, pero vuelve a sacar el deber como fuente de su competencia personal.

¿Deber?

Sí, me siento obligado a hacer lo que hay que hacer

¿Es esta la única forma de hacerlo?

No, lo sé, eso es lo que quiero, hacerlo desde la liviandad, desde la elección, desde el disfrute.

¿Cuándo te oyes decirte “debo” a quién te recuerda?

Oh, sí, sí, me suena a mi madre. Siempre me decía que “la obligación por encima de la devoción”

¿Y…?

Ummm

 ¿Y…?

Sabes, no entiendo que a mi edad tenga que estar haciendo caso de esto. Quiero decidir por mí mismo, ¡que va siendo hora!

¿Y…?

Jorge necesita tiempo para integrar este “mandato parental” y evaluar si se siente capaz de independizarse de él. El tiempo inter sesiones es fundamental. Un registro conductual le facilita tener perspectiva de los momentos en que “el deber” se convierte en su fuerza motriz.

“¿Con qué cuentas?”

“Me siento ambivalente: por un lado creo que cuento con grandes recursos, al fin y al cabo he llegado hasta aquí en la vida y no lo he hecho mal bien mirado, sin embargo, me siento incapaz de salir de aquí”

“¿Me siento o me sentía?”

“Interesante pregunta…” “Casi que desde que he tomado la decisión de pedir ayuda estoy en otro punto. Es como que ya quiero, aunque aún no sé cómo”.

¿Y si supieras qué harías?

… Coger distancia, fijarme en lo positivo… en una palabra confiar en mí.

¿Entonces, qué vas a hacer?

“¡¡¡No das tregua!!! esto hace que me enfrente con que soy yo quien tengo que elegir…, con estas sesiones no hay donde esconderse… Es tremendo cómo te confronta contigo mismo”.

“Si, ¿pero qué vas a hacer?”

“Creo que lo primero es no verme a mí mismo como un inútil, como una amenaza. Por lo que hemos hablado me queda la idea de que estoy considerándome incapaz y que me enfado conmigo mismo por no estar a la altura de unas expectativas que yo mismo me invento. Vale que he aprendido desde pequeño a exigirme y ya entiendo que era para ser aceptado, pero soy consciente de que la aceptación de mí mismo depende de mí y no de otros”

“¿A qué te comprometes?”

“Justo a lo que quería, que es confiar en mí y no depender de lo que yo pueda suponer que puedan pensar los demás de mí. Si es que al final las cosas salen bien”

En algún momento de nuestra vida casi todos tenemos dudas sobre nosotros mismos, nuestra capacidad y eficiencia. El nivel de inteligencia emocional que tengamos nos puede llevar a ser más o menos conscientes de nuestras dudas, pero también de nuestras fortalezas para ir hacia donde queremos estar. Dudar no es malo, nos hace más fuertes y capaces porque así nuestras acciones proceden de la reflexión y la elección personal ¿Hay alguna manera mejor de vivir nuestra vida?

 

Artículo publicado en mi sección mensual de Training&Development Digest on line “Conversaciones de coaching”

http://www.tdd-online.es/content/jorge-vivir-en-el-deber

 

4 pensamientos en “el sentido del deber

  1. Me ha gustado Isabel.
    Sobre todo cuando Juan te dice: “¡¡¡No das tregua!!! esto hace que me enfrente con que soy yo quien tengo que elegir…, con estas sesiones no hay donde esconderse… Es tremendo cómo te confronta contigo mismo”.
    Felicidades.

  2. Isabel, a cada entrega tuya me maravillo más! Sabiduría es la palabra que evoco en estos momentos, la tuya. Tu última frase es “redonda”: Dudar no es malo, nos hace más fuertes y capaces porque así nuestras acciones proceden de la reflexión y la elección personal ¿Hay alguna manera mejor de vivir nuestra vida?
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s