Archivo de la etiqueta: Carl Rogers

¿Y CÓMO SÉ YO QUE EL COACH ES BUENO?

torso femenino

Desde mis inicios como coach siempre pensé que el método del coaching era sólo una parte de lo que pasaba en un proceso. A mí me gusta decir que un coach es un “entrenador mental” porque así entiendo el papel que ejerce: entrenar al coachee en tomar consciencia de dónde está, dónde quiere llegar y cómo hacerlo. Con mi enfoque emocional desde luego revisando desde dónde y cómo está emocionalmente, no sólo desde qué creencias afronta su proceso.

Como supervisora he tenido ocasión de ver docenas de coaches trabajando y he visto un hacer muy diferente de un coach a otro, aún formados en el mismo grupo.

Los teóricos dicen que la clave del proceso está en el cliente. Y sin duda la responsabilidad del compromiso es de éste. Pero a mí ahora me ha entrado la duda de si la potencia del coaching no está en el método, sino en el agente del coaching, en el coach.

Últimamente revisaba los videos y textos de Carl Rogers, para mí el primer prácticante de  la metodología de coaching y un autor esencial para todo coach que trabaje en el ser  y andaba reflexionando sobre las competencias que atañen al propio coach, no las técnicas, sino las personales, eso que en el Grupo de Trabajo del Colegio de psicólogos de Madrid, denominamos metacompetencias del coach, aquellas que tienen que ver con el trabajo constante por conocerse y gestionarse como persona. Llevaba tiempo buceando en qué marca la diferencia y hace del coaching ese método que lleva a resultados extraordinarios. Suelo decirles a mis alumnos que la conversación de coaching no es una “conversación de café”, sino un espacio de energía tal que el cliente se sienta confiado para abrirse y mirar cómo mira y mirar dónde no miraba, no es sólo una conversación, es una transformación.

Ahora no tengo dudas, después de tres años realizando numerosas supervisiones lo veo claro. La gran responsabilidad del coach es estar para el otro, desde la humildad, la sencillez y el aceptar. ¿Cómo puedo ser un espejo en el que se mire mi cliente, si yo estoy empañado?

Y empañado estoy cuando no me miro, cuando no me cuestiono o cuando me doy por perfecto profesional sin más. Hay bastante más implicado que un mero curso de formación que te acredite como coach (eso en el mejor de los casos) porque hay gente que se ha puesto “la etiqueta de moda” como si nada, como si no hubiera una enorme responsabilidad detrás de este papel.

Se trata de ser persona para poder estar para el otro. ¡Y hay tanto, y arrastramos tanto detrás de cada uno!

La madurez mental que un coach excelente requiere es altísima. Necesita acompañar al cliente en su proceso de cambio sin caer en la tentación de modelar ese cambio según él mismo, sus creencias, emociones, preferencias y experiencia. Cuando no se ha entrenado para tener esta madurez mental, no sólo con formaciones de alto nivel reflexivo, sino con la supervisión de su trabajo como coach, puede fácilmente llevar al cliente hacia sus propias soluciones y no respetar las de éste. Otro aspecto en el que se manifiesta esta madurez mental es en la neutralidad ante los desbordes emocionales causados por la intensidad de los sentimientos que afloran en las conversaciones. Una baja madurez mental puede hacer que el coach impida que el cliente ahonde en sus conflictos para que no se produzcan estos desbordes emocionales que teme no controlar o que le impactan personalmente poniendo con ello frenos extras al progreso del cliente.  

No puedo entender que un coach capaz de ofrecer ese espacio a la transformación de otro, no esté en permanente revisión, en permanente formación, en permanente cuestionamiento de sí mismo y de la oferta de acompañamiento que está haciendo. Desde mi experiencia en los diferentes foros de coaching en los que participo cada minuto dedicado a esto nos hace más dignos, más humildes y más trasparentes. El compromiso con mi propia evolución es una cierta garantía para el cliente de su propia evolución. Sería bueno que el cliente indagara qué persona tiene delante, no sólo qué nombre tiene o de qué empresa viene a la hora de elegir a su coach. La práctica nos dice que la gran diferencia en el proceso está en los “intangibles”, en cómo el coach lleva a su cliente a ese espacio donde llega a ver posibilidades y se siente capaz de alcanzar sus retos. De ahí la enorme importancia de que el coach siga procesos de supervisión que le permitan ser un coach que actúe de catalizador de la energía del cliente y de facilitador de su empoderamiento para conseguir sus retos. Con humildad, con sencillez, aceptando, simplemente estando.

poema virginia satir

CUESTION DE AUTOESTIMA

autoestima“Tengo que quererme” “Ya lo sé, me lo digo todos los días” “Me lo dicen todos”… “Pero es que no me sale, no sé cómo hacerlo”

“¿Tienes que quererte?”

“¿Cómo se puede uno querer desde el deber?

“¿Puedes exigirte u obligarte a quererte?”

“¿Puede alguien quererse porque te lo digan otros?”

 “Esto del quererme…”

Lo oigo una vez y otra en los procesos de coaching: “Me tengo que querer más”, ¿pero cómo lo hago?”

No importa el objetivo original del proceso de coaching, ni el contexto empresarial o personal en el que se desarrolle, la probabilidad de oír este tipo de comentarios es altísima. Pero, sin duda, el más habitual es la declaración rotunda y brutal de “yo soy muy exigente” o en su variante “soy un perfeccionista” y con ellas el cliente ya trata de justificar todo lo que afecta su vida: actos, pensamientos, sentimientos y trata de “convencer” al coach de su fuerza y bienestar.

¡¡Qué lejos del bienestar!! Esto, el perfeccionismo es precisamente uno de los síntomas que manifiesta una autoestima deficiente. Sólo o en compañía de otros síntomas como son: las tendencias a defenderse de todos y todo, a auto-culpabilizarse de cualquier nimiedad, a justificar sus actos, a saltar por cualquier cosa, a ser supercrítico con uno mismo y con los demás, a estar indeciso, hipersensible a la crítica, a complacer a los demás.

Las personas tendemos a pensar que eso del querernos, lo de la autoestima, es algo parecido a arreglarnos el pelo, “tengo que ir a la peluquería” y traslado a la peluquera la responsabilidad de arreglarme el pelo y mejorar mi aspecto, voy me peinan y ya está.

Pero la verdad es que se trata de algo con mucho más alcance y rotundidad en nuestras vidas. La autoestima, junto con el autoconcepto y la autoimagen constituyen nuestra identidad, nuestro sentido de quién soy. Y esto ya son palabras mayores. Empezamos hablando de autoestima, de cómo nos queremos y pasamos a hablar de quienes somos. Ambas ideas están ineludiblemente vinculadas.

La autoimagen es la percepción sobre quienes somos, qué aspecto tenemos, cómo nos vemos de capaces para la vida, las relaciones, el trabajo, etc. Nuestra autoimagen como los otros componentes de la identidad se forma a lo largo de nuestra vida desde la infancia, en gran parte basándose en los comentarios de aprobación de las personas con las que nos relacionamos, especialmente los de la familia y también los del entorno escolar, los amigos y el entorno laboral.

El autoconcepto es la idea global u organizada que tenemos de nosotros mismos: si somos buenos o malos, interesantes, valiosos, inútiles, tontos,…. Es un juicio poderoso, una “creencia maestra” que a modo de muro de carga sustenta el edificio mental de nuestra identidad. También desarrollado a lo largo de nuestra vida se manifiesta con nítida claridad a través de nuestras palabras.

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos constituida por un conjunto de percepciones, evaluaciones, pensamientos, sentimientos y acciones que tienen como foco nuestra propia persona, lo que somos y lo que hacemos. Su impacto es tremendo en nuestra vida ya que concierne a nuestro sentido de valía. Nada de lo que sentimos, pensamos o hacemos es ajeno a esta evaluación gradual de nosotros mismos que identificamos habitualmente como baja autoestima, autoestima frágil y alta autoestima.

La falta de autoestima se manifiesta en el desprecio de mí mismo, al considerarme sin valor e indigno de ser validado, de ser amado. Las creencias de “no valgo”, “no soy digno de ser querido”, “no soy válido” quedan muchas veces enmascaradas detrás de una cortina de vistosas justificaciones como “es que estoy en paro”, “es que a mi edad”, “es que yo no lo cojo tan rápido como los otros”, “es que…” Ni que decir tiene que la persona interpreta el papel de víctima en la obra de su propia vida. Es habitual que la tristeza se perpetúe en ellas ante la pérdida de valor de sus vidas y les lleve como en un círculo vicioso infinito a una parálisis continuada. También es habitual la ira con acciones agresivas hacia los otros, el mundo y uno mismo tanto físicas como verbales.

Un nivel intermedio es el de la autoestima frágil, la persona se valora y tiene una buena imagen de sí misma “salvo” cuando aparecen situaciones en las que se puede poner en cuestión su prestigio y por lo tanto ponerle en cuestión a él como persona. Una forma de manifestarlo es fanfarroneando precisamente de su capacidad, de sus recursos, de sus conocimientos, contactos, inteligencia, su aspecto físico, en definitiva, de cualquier cosa en la que pueda sustentar una aparente fuerza que oculte su miedo al fracaso. Aparecen los juicios comparativos con los demás “pues no voy a ser menos”, “pues si ese lo hace yo también”, “a mí nadie me va a decir cómo hacerlo”,… juicios que demuestran el gran peso de la envidia en su vida. No termina de verse capaz y por lo tanto compensa su miedo con intensos mecanismos de defensa para evitar vivir una derrota o sentir vergüenza. Ello le lleva a conductas de manipulación para hacer ver a los demás la bondad de sus afirmaciones y protegerse mediante la aquiescencia de los otros del peligro de tomar una decisión que afecte su reputación, pero sobre todo que haga tambalear su frágil autoestima.

El nivel más elevado es el de la alta autoestima o autoestima fuerte. Es cuando la persona hace una buena valoración de sí misma. Se ve capaz y por tanto no tiene miedo a los retos que se le plantean. Puede reconocer sus fallos e implicarse por completo en algo porque, si sale mal, su autoestima no se ve comprometida. No presume como en el nivel anterior porque no necesita hacer alarde de sus recursos. Es fácil que afronte la vida desde la alegría y la aceptación y por lo tanto su bienestar sea mayor.

La capacidad de generar aprecio y confianza hacia uno mismo y hacia los demás está en la naturaleza de las personas, es parte de esa fuerza que nos constituye como seres humanos y gracias a ella construimos nuestra vida, nuestro bienestar, nuestras relaciones y fortalecemos nuestros vínculos y cooperación. Podríamos pensar que siendo como es tan importante para la calidad de vida de las personas tendría que ser alta y, sin embargo, la realidad es que con mucha frecuencia nuestro nivel de autoestima es inferior al que necesitamos para tener una vida plena como se pone de manifiesto en los procesos de coaching. El origen básicamente está en que no nos miramos con la mirada de aceptación y amor necesarias y la interpretación que hacemos de nosotros mismos es despreciativa, muchas veces porque no hemos aprendido a valorarnos adecuadamente, otras porque nos castigamos al creer que no estamos a la altura o sentimos que nos hemos traicionado a nosotros mismos y otras por la influencia desvalorizante de personas a las que creemos.

maslow

 

Aunque los tres aspectos de la identidad son fruto de nuestra propia interpretación, el peso de nuestro entorno es enorme en su constitución. Fundamental para entender el alcance de esto es reconocer las valiosísimas aportaciones de los psicólogos humanistas quienes ya desde los años 40 identificaban la necesidad del aprecio propio y el de los demás en el bienestar de una persona.

Así el gran psicólogo Abraham Maslow señalaba que la necesidad de aprecio de su “Pirámide de necesidades” recoge dos aspectos, el aprecio por uno mismo (amor propio, confianza, suficiencia) y el aprecio que se recibe de otras personas (reconocimiento, aceptación, confianza). Precisamente sobre este segundo aspecto el maestro del desarrollo humano Carl Rogers puso el énfasis, señalando el valor de la aceptación incondicional del otro como fuente desde la que la persona puede generar su propio aprecio. Y esto que Rogers ya desarrollaba en los años 40, es a lo que hoy en día se da una importancia sustancial en el coaching de desarrollo. Se trata de uno de los fenómenos esenciales y con mayor impacto en los resultados de un proceso: la aceptación incondicional del otro como legítimo otro, como ser pleno con todas sus respuestas y capacidades ante quienes el coach simplemente actúa como palanca de apoyo o cambio. Ellos, los clientes, lo dicen con claridad: “crees tú más en mi que yo mismo”.

¿Desde dónde nos planteamos la autoestima? ¿Desde la exigencia (fruto de nuestra inseguridad) a ver si con ella conseguimos controlar algo lo que ocurre a nuestro alrededor? ¿Desde la emoción del miedo de no estar a la altura, del qué dirán, de cómo voy a hacerlo, del no sé si voy a conseguirlo, del no soy capaz,… fruto de que nos evaluamos sin recursos para afrontar una situación? ¿Tal vez desde la ira que responde a sentirnos amenazados por lo que ocurre (comentarios de otros, situaciones problemáticas, adversidades,…)? ¿O tal vez desde la tristeza de sentir que hemos perdido oportunidades, capacidades, valoraciones, estimas, valores,…?

Cuando la estima se fundamenta en emociones que nos limitan y restan posibilidades no es posible que crezca ni sea positiva. Nace en un terreno no apto para este tipo de cultivos.

Einstein lo decía muy bien: la solución no se encuentra en el mismo plano en el que se plantea el problema. Si tu autoestima te resulta baja no se trata de subirla, sino de cambiar el lugar donde la fundamentas, donde la plantas, porque al igual que una semilla, una vez que encuentre un lugar rico en nutrientes dónde asentarse, enraizará y crecerá.

Estimarnos es el fruto de la emoción de aceptación que nos permite valorar lo que hay, aceptar el aquí y ahora como un momento único, disfrutar del ser y del estar. No significa conformismo ni complacencia en el status quo, significa sentirnos en paz y en equilibrio con nosotros mismos. Y esto nada tiene que ver con la egolatría, ni la vanidad, ni el egoísmo.

En palabras de otro gran psicólogo Albert Ellis “Auto-aceptación quiere decir que la persona se acepta a sí misma plenamente y sin condiciones, tanto si se comporta como si no se comporta inteligente, correcta o competentemente, y tanto si los demás le conceden como si no le conceden su aprobación, su respeto y su amor”

Desde esta emoción la autoestima brota como una hermosa planta en primavera nutrida por un equilibrio interior poderoso.

Quererse es una sensación sutil, sentida, como la brisa en la cara, cómo el calor de los rayos del sol en el cuerpo, es sensorial, táctil, incorporada en el cuerpo, está en ti, es dar valor a quien eres independientemente de qué haces, de qué te dicen, de lo que logras o no logras hacer y eso ¿es una obligación?,… o es fruto de un sentir.

Bien pues si lo que quieres es una autoestima más fuerte, es cuestión de ponerse a ello. ¿Cómo?

La Psicología Positiva nos da las claves para ello. Los pasos son consecutivos como si de una escalera de superación centrada en el triunfo personal se tratase.

 

  1. Auto reconocerme: identificando con objetividad lo que hago y qué me lleva a ello, mis necesidades, mis sentimientos, mis fortalezas (cualidades, habilidades), mis áreas de mejora, mis puntos negros. Es un trabajo esencial de reflexión y conocimiento de mi mismo que se prolonga durante toda la vida, más allá del proceso de coaching, revisando la idea que tengo de mí mismo, lo que me digo, qué adjetivos utilizo para describirme, en definitiva, cómo me hablo.

 

  1. Auto aceptarme, revisando qué aspectos de mí valoro y cuáles detesto. Todos los aspectos que me constituyen como persona (físico, psicológico, social, espiritual) son parte de mí, simplemente es cuestión de admitir que están ahí. Cualquier sensación, sentimiento, pensamiento, acción son lo que en ese momento soy capaz de hacer o tener y en ese sentido tienen valor para mí. No pienso mal o siento mal o actúo mal. Sea lo que sea lo que esté haciendo es lo que en ese momento soy capaz de hacer. Si quiero otros resultados ya haré algo diferente en otro momento.

 

  1. Auto valorarme, poniendo un foco positivo, mirándome con una mirada que me ponga en valor estimando las cualidades que tengo, lo que hago, lo que soy. Poniendo el foco en las cosas que me satisfacen, que me enriquecen y me hacen aprender y sentirme orgulloso de mí mismo, y que en definitiva mejoran mi bienestar.

 

  1. Auto respetarme expresando mis sentimientos sin culpabilizarme, castigarme tanto física como psicológicamente con reproches, frases desvalorizantes, aceptando las de otros o cualquier otra forma de degradarme. Respetarme es considerarme digno y merecedor de mi bienestar y desde ahí también respetaré a los otros.

 

  1. Auto superarme, cuando he superado los escalones anteriores soy consciente de mí, de mi valía, de mi dignidad y tengo la fuerza necesaria para sostener mis valores y desarrollar mis capacidades. Ya es cuestión de sumar pequeños logros en el día a día para elegir mi propio grado de autoestima.

sonya

Son aspectos que de forma integral tienes que abordar si quieres que tu autoestima se fortalezca y como resultado evoluciones mejorando tu capacidad de adaptación a tu medio y tu calidad de vida.

Algunas de las consecuencias de ello son:

Claramente que la confianza en ti mismo y en tus posibilidades para liderar tu vida se incrementan.

  • No te dejas avasallar por los problemas, los contratiempos y las dificultades sino que los consideras oportunidades de aprendizaje y experimentación. Pasas del fracaso al aprendizaje.
  • Confías en tus valores, sabes priorizarlos y adaptarte a tu entorno sin que implique confrontación o huída.
  • Dejas de “pre-ocuparte” por lo que haya ocurrido o por lo que pueda pasar y te centras en “ocuparte” de que ocurra lo que quieres.
  • Pones el foco en tu propia dignidad sin compararte con los demás aunque reconociendo las diferencias específicas de cada uno.
  • Das por hecho que eres interesante y valioso para otras personas, aunque no para todo el mundo. No es necesario que todos te quieran porque eres tú la fuente de tu propio amor.
  • Tienes más consideración por las necesidades y sentimientos de los demás ya que la tienes en primer lugar para ti.
  • Aceptas que tu vida es valiosa y que “todo está bien” y que desde ahí puedes disfrutar de cada momento y de cada actividad.

Un regalo final. Se trata de un sencillo ejercicio propuesto por la Psicología Positiva que la mayoría de mis clientes de coaching terminan haciendo, “El Diario”. Sí, llevar un diario, pero no de lo que has hecho a lo largo del día sino un registro diario poniendo foco en lo que vales, en lo que te valoras, en cómo estás siendo la persona que quieres. No falla, “acción mata juicio”, repetir una y otra vez genera el hábito de mirarnos con la dulzura propia de la estima, del amor.

 

Por si quieres saber más:

  1. Branden, Nathaniel (1990) Cómo mejorar su autoestima (original 1987). (original 1987). Ediciones Paidós Ibérica.
  2. Ellis, Albert (2005) The Myth of Self-esteem: how rational emotive behavior therapy can change your life forever.Prometheus Books.
  3. Ross, Martín (2013) El Mapa de la Autoestima. Dunken.