LA EMOCIÓN QUE NOS CAPACITA PARA LA ACCIÓN

portada
En cualquier emoción y desde cualquier emoción hay una posibilidad de acción para las personas. Si considero que una emoción como la del miedo es sólo un obstáculo, focalizaré mi atención en enfadarme por ello y, como mucho en eliminarlo –o superarlo-. ¿Es esta la forma más útil de utilizar mis emociones?

¿Cómo reaccionas tú ante las situaciones de tu vida?

Si considero que la emoción es una información, una energía que genera modos de actuar que me son útiles para mi propio bienestar y capacidad de acción, puede que no tenga inconvenientes en ser consciente de ella, aceptarla y gestionarla a mi favor.

Darse cuenta es el primer paso. En el momento en que aceptas la situación deja de dominarte, ya puedes gestionarla tú.

Esta es la propuesta de mi libro “Emociones capacitantes. Su gestión en el coaching, el liderazgo y la educación” que presentaré el día 21 de noviembre en la sede de Lider-haz-go.

Y si quieres vivir desde dentro las emociones participa en el talller que impartiré en esta escuela el día 30 de noviembre.

Lider-haz-go C/ O´Donnell, 18 // 91 431 11 62 // info@lider-haz-go.es

Y para que sepas un poco más de cómo sentimos las emociones, aquí tienes un fragmento de mi libro.

¿En qué consiste la capacidad de darnos cuenta? En esa línea evolutiva de cada vez mejorar la capacidad de respuesta para sobrevivir, surgió una nueva capacidad, la de “darse cuenta” de lo que se siente. Ese darse cuenta, la consciencia, nace del trabajo conjunto de todo el cerebro tal y como ha comprobado un equipo de neurocientíficos franceses del INSERM en 2009. Incluso han identificado una “marca de consciencia”, es decir, un patrón de actividad neuronal correspondiente a la consciencia, y que tal como había planteado el profesor de genética molecular Johnjoe McFadden es el resultado de la interacción electromagnética de las neuronas. Cada vez que una neurona se activa, envía una señal electromagnética al cerebro, que queda retenida automáticamente junto con el resto de información cerebral, creando un “espacio consciente”.

Es precisamente la capacidad de darnos cuenta, es decir la consciencia, la que nos permite pasar de la respuesta automática a elegir la respuesta más adecuada a la situación.

La consciencia tiene un papel clave en la gestión de la información. Nos permite agrupar y compactar la información relativa a un tema, identificarla, interpretarla, evaluarla y actuar en función de ella.

Pensemos, por ejemplo, en la situación de encontrarnos en un acto social con una persona que se dirige a nosotros. Por un momento no sabemos quién es. A los pocos segundos la reconocemos. En ese micro espacio de tiempo se ha producido una búsqueda de información en relación a esa cara y toda la información que tenemos asociada a ella: su nombre, dónde la vimos antes, qué relación tenemos con ella, cómo la valoramos, etc. De repente tomamos consciencia de quién es, y actuamos en consecuencia. Puede que queramos eludirla, o que queramos saludarla, y en ese caso elegimos también el tipo e intensidad del saludo.

Por lo tanto, la consciencia induce una determinada conducta pero de forma inmediata no elimina la emoción ya que como hemos visto los procesos intelectivos son más lentos que los emocionales. El papel de la consciencia en la gestión de las emociones es precisamente “darnos cuenta” del estado físico del cuerpo emocionado, es decir, sentir las sensaciones que se producen en el cuerpo tales como una taquicardia, o una contracción muscular, si no, y esto es lo más relevante, como una sensación global, y a la vez, específica, que afecta a todo el cuerpo y que las personas identificaremos, gracias a la socialización, como un sentimiento al que podemos nombrar.

Desde los primeros tiempos de la investigación en psicología Henry James (1842 -1910) ya había propuesto que los cambios que ocurrían en nuestro cuerpo en una determinada situación, hacían que el cerebro elaborase una representación mental de ellos, el sentimiento. El reconocido investigador Antonio Damasio ha comprobado que los cambios que ocurren cuando una persona tiene miedo, como la liberación de la adrenalina o el aumento de latidos cardiacos, son lo que hace que sienta el miedo, y no al revés, que como consecuencia de tener miedo se produzcan los cambios en el cuerpo. Sin embargo aún hay quien se sigue haciendo la pregunta qué es antes si el sentimiento o la emoción, ¿tiemblo porque tengo miedo, o tengo miedo porque tiemblo?

Los cambios fisiológicos que origina la emoción son percibidos como sensaciones corporales a los que llamamos sentimientos. Así pues los sentimientos son la experiencia consciente del estado del cuerpo. Nos “sentimos emocionados” al darnos cuenta de los cambios que ocurren en el cuerpo por una respuesta emocional. Y este uso del lenguaje donde mezclamos de forma indiferenciada emoción, sensación y sentimiento nos lleva a decir “estoy emocionado” cuando lo que siento son las sensaciones que producen una emoción. Esto es indicativo del desconocimiento que existe en torno a las emociones, lo que son y cómo nos afectan. A la luz de los descubrimientos de la neurociencia, y considerando la importancia de las distinciones que con el lenguaje hacemos de nuestra realidad, deberíamos decir “siento un sentimiento” o “tengo una emoción”.

Ser conscientes de que sentimos las emociones, supone evolutivamente un cambio cualitativo impresionante en nuestra naturaleza humana, aunque hay que señalar que se han identificado ciertos niveles de consciencia en otras especies, especialmente en los primates.

Cada emoción provoca un patrón diferente de respuesta, todo un programa corporal, cognitivo y conductual, que el cerebro percibe como diferentes y que interpretamos como sentimientos diferentes.

Gracias al avance tecnológico, y especialmente con las neuroimágenes funcionales, actualmente es posible estudiar lo que ocurre en el cerebro de una persona cuando “siente una emoción”. Las neuroimágenes funcionales son imágenes de resonancia magnética que muestran, mediante colores graduados el aporte de sangre en una zona. Cuando una zona del cerebro está más activada, y por lo tanto, implicada en una actividad, demanda un mayor aporte de riego sanguíneo, de ahí que podamos saber con estas neuroimágenes qué zonas se activan ante un determinado estímulo o tarea, y también conocer cuando una persona está experimentando un sentimiento u otro. Así se ha identificado que los sentimientos se localizan principalmente en la corteza cerebral, especialmente en las zonas de la corteza cingulada anterior, la corteza somatosensorial, la corteza ínsula, aunque también están implicados el hipotálamo y núcleos del tronco del encéfalo. Como ya se ha indicado el cerebro trabaja como un sistema abierto y todas las zonas especializadas en una función determinada se implican de forma coordinada en las tareas necesarias para vivir.

¿Qué activa a estas áreas de los sentimientos?

En realidad hay diferentes formas de provocar un sentimiento. Las personas somos sistemas abiertos y recibimos información de múltiples fuentes, todas interconectadas: cognitivas como el pensamiento o el recuerdo o la imaginación; corporales como la postura, la expresión facial o la respiración; sociales como el contagio de las emociones de otros y externas como hechos que nos generan ese sentimiento.

Los sentimientos y el sentido propioceptivo, es decir, el sentido de cómo están las diferentes partes del cuerpo, se localiza en estas mismas áreas cerebrales, por ello se mezclan las sensaciones y los sentimientos, y nos resultan indiferenciables.

En definitiva, los sentimientos no sólo se corresponden con hechos, también pueden originarse en representaciones cerebrales (pensamientos, imágenes), es decir, sentimientos, diferentes de los que corresponderían de forma habitual a lo que está ocurriendo, y por ello podemos decidir sentir los sentimientos que elegimos sentir.

Y este potencial de elección está ligado a algo que nos hace personas: la autoconsciencia. El darnos cuenta de que nos damos cuenta. Puedo sentir que siento. Como señala el neurocientífico Antonio Damasio, “Soy en cuanto que me doy cuenta que soy, de que eso que pasa, me pasa a mí” Lo que siento me permite darle a mis sentimientos la dimensión que yo elijo. Puedo recrear un sentimiento de plenitud y calma interior o puedo sentirme resentido con alguien, el mundo, o la vida. El psiquiatra Viktor Frank (1905-1997) en su obra El hombre en busca de sentido, ha ilustrado cómo, hasta en la peor de las circunstancias una persona es capaz de elegir los sentimientos con los que afronta lo que le ocurre.

Podemos pensar sobre nuestro pensamiento, y nuestros sentimientos, meta-representarlos, y modificarlos, porque los sentimientos son una representación de lo que nos ocurre, y pueden estar más allá de los estímulos que los originaron.

Si quieres saber más, puedes leerlo en mi libro “Emociones capacitantes. Su gestión en el coaching, el liderazgo y la educación”.

Ahora mismo está distribuyéndose en los principales puntos del país, pero si no lo encuentras ponte en contacto conmigo respondiendo a esta entrada o si lo que deseas es un coaching del máximo nivel emocional.

Anuncios

LOS INGREDIENTES DE LA FELICIDAD

Imagen2El día 13 de noviembre presentaré de nuevo mi libro “Emociones capacitantes. Su gestión en el coaching, el liderazgo y la educación”. Esta vez en un espacio único por el respeto y aceptación de la otra persona, sea quien sea ésta. Es un espacio donde la utopía de la felicidad se materializa cada día en los procesos de desarrollo personal que allí tienen lugar. Es el espacio de CIVSEM donde se produce el “milagro personal” de facilitar que cientos de personas se sientan dueños de su vida y capaces de elegir cómo sentirse ante ella. Un espacio donde muchos descubren por primera vez cómo se relacionan con sus emociones, cuáles son sus sentamientos y cómo su pensamiento influye en su propio bienestar.

Decía Martin Seligman, el autor de “La auténtica felicidad” y psicólogo clave en la Psicología Positiva que hay tres caminos para alcanzarla. El camino de la vida agradable a través de las emociones, el de la vida comprometida a través de la conexión entre la actividad interna o externa y el de la vida personal a través del significado personal.

Habitualmente pensamos que estar contentos es el camino de la felicidad, sin embargo las emociones pueden ser diversas y no sólo desde la alegría se siente uno feliz. Además, no es el único camino para la felicidad. De hecho los dos caminos del compromiso y el significado aportan más satisfacción a la vida que el pasar un buen rato, a pesar de que esto sea estupendo en sí mismo. La vida comprometida implica estar involucrado en la actividad que uno realiza, en sus relaciones y vocación. Emoción positiva y compromiso juntos no conducen a la satisfacción profunda, por ejemplo, uno puede sentirse felizmente comprometido en dejar su vida. El tercer camino por el que encontramos significado, propósito y el sentido con una causa mayor es el ingrediente que faltaba. Los tres juntos agrado, compromiso y significado nos llevan a crear una vida plena.

Y estos son los caminos que se trabajan en CIVSEM y son los caminos en los que trabajo, ¿puede haber rutas más atractivas?

Un espacio perfecto para hablar de emociones capacitantes.

Será el miércoles13 a las 19,30 h. en la C/ Rufino González 14 Escalera 1. 1ª Planta T. 91 449 08 61

EMOCIONES, BIENESTAR Y TRABAJO

seccion con ponentesEmociones, bienestar y trabajo. Por fin se unen. Eso hemos podido ver en una jornada en la que hemos conocido innovadoreas iniciativas empresariales para cuidar el bienestar de sus trabajadores.
El pasado 30 de octubre se ha celebrado en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid la II Jornada sobre “Bienestar y eficacia en el trabajo” que, por su interés y contenido, se ha convertido ya en el foro referente para conocer la innovación que se está llevando a cabo en las organizaciones. Se ha podido conocer el qué, el cómo, el para qué,… de cómo las organizaciones están realizando proyectos punteros en esta área del bienestar y la eficacia de las personas, en la mayoría de los casos liderados por psicólogos expertos en el Desarrollo Organizacional.

Se pudieron conocer ejemplos de productividad asociada al sentido holístico de la Salud, abarcando lo fisiológico, lo emocional, lo cognitivo, el desarrollo profesional y la conciliación laboral y familiar. Apareció con claridad en todos los ponentes, la relación que existe entre efectividad empresarial y el cuidado del bienestar personal, en aspectos concretos como la racionalización de los horarios. También quedó patente la importancia de un Cuadro de Mando con indicadores que evidencien la relación entre el cumplimiento de los resultados asociado al cuidado de las personas.

Seis empresas expusieron los proyectos en los que se asociaba claramente la eficacia empresarial y el bienestar.

• Consultora 1×1=3 con D. Angel Aledo, “Visión de helicóptero, ¿dónde estamos en RRHH?
• ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE con Dª Silvina Campanini
• SEDECAL con Dª Carmen Martín
• CIVSEM, con D. Miguel Ángel Velázquez
• ENDESA (Grupo ENEL) con Dª Pepa Teno, Dª Mercedes García V. y Javier Prieto
• CETELEM con D. Gonzalo de la Rosa

Una de las conclusiones de la jornada es la necesidad de reinventar la función del Director de Personal y de los Psicólogos en las Empresas, como impulsores del Desarrollo Humano vinculado a resultados.
Sobre las ponencias:

Ángel Aledo de la consultora “1 + 1 = 3 Recursos Humanos” expuso con ” Visión de helicóptero: Dónde estamos en RRHH”, cómo y por qué, desde su perspectiva, durante la crisis se ha reducido el compromiso de los empleados con el proyecto de empresa, así como un plan de 10 pasos para recuperar el compromiso de los “supervivientes” para que, en el futuro, todo sume en la empresa. Destacó especialmente que el compromiso no es un lujo para tiempos de bonanza, sino una condición para el éxito de la empresa en cualquier situación económica.

Silvina Campanini, Responsable de Selección y Desarrollo de ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE nos mostró cuán importante es trabajar en el acompañamiento de los profesionales cooperantes, sometidos a situaciones extremas (guerra, hambre, exclusión…), en el conocimiento y gestión de sus emociones, estados de estrés y el efecto de este trabajo en la calidad de sus intervenciones sobre el terreno. Compartió con el auditorio el programa de apoyo psicológico que su organización ha puesto en marcha hace unos meses con sustanciales resultados de eficacia y ahorro para la organización, así como de satisfacción y bienestar para los profesionales.
Endesa evidenció su fuerte compromiso con la Salud, Seguridad y el Desarrollo de las Personas. “El bienestar de todas las personas que trabajamos en la compañía es la preocupación fundamental. Sin las personas, con la aportación mejor de cada una de ellas, nuestra empresa no alcanzaría sus mejores resultados” comentó Pepa Teno, Responsable de Desarrollo de RRHH de la organización.

“Para IKEA, es prioritario alinear las necesidades de la organización y el negocio, con las motivaciones de los empleados”, explicó Olga Ramos, especialista en Desarrollo de RRHH de IKEA Ibérica. “A través del programa de desarrollo Self Managed Learning, ayudamos a nuestros profesionales a identificar dónde han estado en su carrera profesional y en su vida, dónde quieren ir y cómo establecer un plan de desarrollo individual para conseguir su sueño vital”.
Las experiencias en España impulsadas por estos equipos de psicólogos empresariales de IKEA y ENDESA han servido de ejemplo e inspiración en sus matrices a nivel mundial dando como resultado la implantación de estas mismas iniciativas en todo el mundo.

Miguel Angel Velázquez director de CIVSEM (Centro de Investigación en Valores) expuso una experiencia sin precedentes en nuestro país. A través del programa Desarrollo Personal y Orientación Profesional (DPOP) ya por su 14 edición, está acompañando a miles de personas en un programa de tres meses de crecimiento personal con proyección laboral trabajando en un Proyecto de Vida personal, diseñado y construido desde la consciencia. Para ello se trabaja con formación y coaching en áreas profundas del individuo que fomentan la autoestima, la seguridad personal y la fuerza para asumir las riendas de su propia vida.
Carmen Martin de SEDECAL mostró muy claramente cómo invertir en equilibrar lo personal y lo profesional está repercutiendo directamente en la calidad y cantidad del trabajo realizado. Mostró un elenco de buenas prácticas llevadas a cabo por la dirección de RRHH de la compañía con la total implicación de la dirección general, que están repercutiendo en hacer de esta organización un referente en su sector a nivel mundial.

Gonzalo de la Rosa de CETELEM cerró la intensa jornada, dándonos a conocer el proyecto estratégico llevado a cabo por la empresa en España, desde hace dos años, en el que el Desarrollo de los profesionales es una pieza esencial para el logro de los objetivos. Un proyecto que afecta a toda la plantilla, en el que el foco se ha puesto en analizar la Experiencia Cliente (externo e interno), para lograr que cada interacción entre las personas sea una oportunidad para velar conscientemente por el bienestar del interlocutor, convencidos de que cuidando al otro (cliente externo y/o interno) la relación en más fácil, fluida y se logran mejores resultados. El volumen de negocio de estos últimos años están evidenciando estas mejoras.

Después de estas interesantes exposiciones, las Jornadas sobre Bienestar y eficacia en el trabajo promovidas por la Sección de Psicología del Trabajo, RRHH y Organizaciones del COPM se han constituido en el referente para conocer las innovaciones más exitosas en la gestión de personas.

En este foro tuvimos el honor Ovidio Peñalver y yo misma, en nombre de toda la Sección, de presentar la convocatoria a la 1ª edición de los premios a «Proyectos Emocionalmente Responsables en Organizaciones de la Comunidad de Madrid» promovido por el COPM y con la colaboración de la Consejería de Trabajo de la Comunidad de Madrid, CEIM, Psicofundación, cuyas bases se podrán consultar en la web del COPM http://www.copmadrid.org.

UNA HORA EMOCIONANTE

BX1XSKgIgAAfvxt Hablando de emociones se pasan las horas. Sí, me gusta hablar de emociones, me gusta poner en valor las emociones, me gusta llevar las emociones al mundo de las empresas tanto o más que a las personas. Me gustan las personas que quieren estar emocionados, que quieren reconocerse en las emociones, que quieren aceptarlas, valorarlas, usarlas.

Las emociones son nuestra naturaleza, son parte de nosotros mismos y con ellas interpretamos lo que ocurre, actuamos, trabajamos, ¡¡VIVIMOS!!

No puede concebirse el comportamiento de las personas como un acto de lógica matemática, lejos de ello los actos de las personas están pasados por el filtro del significado para uno mismo. ¿Qué significa esto? ¿Me ayuda a sobrevivir o por el contrario entra en conflicto con ello?; ¿me ayuda a estar bien o por el contrario me hace pensar que estoy en peligro, en pérdida, en amenaza? Para eso están las emociones, para filtrar y ayudarnos a entender y responder con rapidez y certeza.

Claro que otra cosa es cómo entendemos las cosas  y lo peor de todo, si sólo lo entendemos de una determinada forma (pero ese será el tema de otro libro)

Las emociones son el filtro básico y sin ellas no salimos a la calle. ¿Cómo es posible entonces pensar que en el trabajo no tienen cabida? Cualquiera que quiera evitar esto se hace un flaco favor a sí mismo ya que interpreta la vida de forma parcial, limitada, eludiendo precisamente la información más básica: la emocional.

Con motivo de la presentación de mi libro “Emociones capacitantes. Su gestión en el coaching, el liderazgo y la educación”, estuve en Zenworking radio estupendamente acompañada por otro experto en emociones y gran amigo, además de prologuista de mi libro, Ovidio Peñalver (es.linkedin.com/pub/ovidio-peñalver/11/238/805; @ovidioisavia). Allí estuvimos hablando durante un “buen rato” con otra coach Elena Mendoza (es.linkedin.com/pub/elena-mendoza-de-la-fuente/15/a09/752; @zenworking) en su programa de Zenworking. Aquí tenéis el enlace para que podáis disfrutar de nuestro fluir en el programa.

http://zenworking.radio3w.com/conocer-las-emociones-que-son-y-como-utilizarlas/

Sera magnífico contar con vuestros comentarios.

 

Y si queréis aprender mucho más de cómo gestionar vuestras propias emociones y las del coachee, la cita está muy próxima, el próximo 30 de noviembre. Más información en info@lider-haz-go.es

CRÓNICA DE UNA PRESENTACIÓN EMOCIONANTE

IMG_7365

Presentar un libro dicen que siempre es un acto emocionante, sobre todo para el autor. Doy fe, yo diría que CON-MOCIONANTE. Contaba yo ese día que no tenía mariposas en el estómago, tenía dragones bellos y candentes con una energía contenida e intensa que me hacían sentirme llena de calor. Ganas de compartir, ganas de fluir, ganas de estrenar y disfrutar con amigos, colegas, curiosos de esta primera entrega al público de mi intenso e ilusionante trabajo con las EMOCIONES CAPACITANTES.

Presenté mi libro en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid ante un público entregado, amable y atento al que doy unas sentidas gracias por su confianza en mí. De la mano de mi estimado prologuista, Ovidio Peñalver, quien también se estrenaba en este rol, con quien comparto, además de magníficos momentos de trabajo y aprendizaje, la pasión y la dedicación en el terreno de la divulgación emocional, disfrutamos con el diálogo fresco y fluido que da la confianza, como amigos que comentaran las últimas actividades de nuestro año pasado.

Ha sido un momento muy especial, único en la vida, pasar de la intimidad de la reflexión, del estudio y la experimentación en la que yo me planteaba con mentalidad de coach, entre otras muchas, las preguntas “¿para qué hago lo que hago?”; “¿es esto lo que necesita conocer un coach para relacionarse con las emociones de sí mismo y de su cliente?”; “¿en qué medida esta información puede llevarnos tanto a mi cliente como a mí a resultados extra-ordinarios?”, a compartir con los demás, a esperar sus comentarios, a ver sus caras de alegría y reconocimiento.

image003

Reconozco que los años de investigar para realizar mi tesis doctoral han marcado mis hábitos al abordar este tema.

Primero una exhaustiva revisión bibliográfica y netgráfica (blogs, e-books, webs): ¡qué interesante, qué confuso, qué sosería!: de todo. Pero leer de todo ofrece perspectiva y visión global y lleva a ver los puntos en común, las constantes, los contrastes y las diferencias.

Después, la experimentación, la observación, el ensayo, la recogida de feedback. ¿Cómo aparecen las emociones en la sesión?, ¿cómo afectan a los objetivos del cliente?; ¿cómo me afectan a mí coach sus emociones?; ¿cómo actúo con ellas? Y dónde digo coach, digo director de personas y digo educador y digo padres.

Más tarde, la elaboración de toda esa información. El modelo salía con nitidez como fruto de la experimentación de más de 1000 h. de coaching en las que poder apreciar, comprobar y actuar. De nuevo a contrastar, esta vez con numerosos Focus Group. El modelo daba luz en un terreno hasta ahora confuso y desconocido. Ofrecía distinciones emocionales que permitían diferenciar las experiencias emocionales.

Hay una típica frase de empresa, “lo que no se puede ver, no se puede medir, lo que no se puede medir, no se puede cambiar” En la medida en que algo se hace tangible se puede gestionar y gestionar exitosamente. Y así ocurre con las emociones y con los sentimientos y con las sensaciones. En cuanto las ponemos nombre se hacen manejables, se pueden gestionar y llevarnos a acciones, en psicología se llaman funcionales, en lenguaje común diríamos acciones apropiadas, acordes con nuestros objetivos y la situación, en definitiva acciones exitosas.

Y una vez elaborado el modelo, vuelta a experimentarlo, a cuestionarlo: ¿clarificaba el mundo emocional?; ¿ofrecía distinciones operativas tanto para cualquier persona como para un coach / director de personas / educador / padre?; ¿permitía entender sencillamente las experiencias emocionales?; ¿en qué medida podía facilitar la comprensión y gestión emocional propia y de otros?

IMG_7374

Los resultados extra-ordinarios de mis coachees, cada vez mejores, me hicieron ratificarme en que el modelo era altamente operativo en todas aquellas actividades en las que comprender a los otros era necesario o al menos especialmente útil.

Ya sólo me quedaba organizar la información para ofrecerla a otros, ¿qué mejor vía que la pregunta?: ¿qué es?; ¿para qué sirve?; ¿cuánto dura?; ¿cómo afecta?,… la pregunta cuando se entiende como generativa, abre puertas, genera posibilidades, aunque sólo ofrezca respuestas cortas, pequeñas, circunscritas expresamente a la pregunta, siempre queda la posibilidad de añadir más, de generar nuevos espacios. Mejor esto que categorías cerradas, sin duda. Añadir un caso en el manejo de cada emoción creí que ayudaría a comprender mejor las propuestas del modelo.

Y con mi libro escrito, ya sólo faltaba encontrar editorial. Tuve la suerte de encontrarme con la editorial Rasche quien apostó por esta “joya” como ellos dicen nada más leerlo.

Y hasta aquí la crónica de cómo llegué a la presentación del libro. Más de 6 años de trabajo que adquirían todo su valor ante un salón lleno a rebosar de personas que siguieron con asombro y entrega la presentación. Gracias a todos los que me acompañasteis en ese momento, que alguien calificó de fresco, fluido, seductor. Y gracias a todos los que en la distancia me acompañabais con vuestro cariño y energía.

IMG_7387
Atentos porque muy pronto podréis ver la grabación de la presentación.
El libro está ya en los puntos principales de distribución, pero si queréis recibirlo en casa podéis pedirlo en esta dirección sin gastos de envío http://www.editorialrasche.es/tienda/es/home/29-emociones-capacitantes.html
Vuestros comentarios serán muy bien recibidos.
Que lo disfrutéis y os sea, al menos, tan útil como la ha sido para mí.